El taller

Llevaba días con desgana a la par que con esa inquietud de saber que tienes un montón de cosas que hacer, pero que no sabes ni por donde empezar.

¿Por qué me sentía así?

Ni idea

¿tal vez cansancio?
¿hartura?
¿ganas de mandarlo todo al carajo?

¡Qué va! mirando a mi alrededor, descubrí que ¡tenía el taller patas arriba!

¡Ay el subconsciente! Necesitaba ordenar y crear armonía en mi espacio exterior para que el interior empezara a funcionar.

Ahora que lo he ordenado y limpiado a fondo, parece que todo empieza a fluir de nuevo....¡Uf, qué susto!








Comentarios

Entradas populares