Ir al contenido principal

PIT FIRING

El otro día, comentando con algunos amigos nuestros planes para el fin de semana, a mi se me ocurrió decir que iba a una cocción de pit firing, ¿pit qué? preguntaron con cara extrañada. Esta es una reacción muy común para la gente que nunca ha oído hablar del tema, así que para que todos salgamos de dudas, aquí os dejo esta explicación detallada de en qué consiste eso del Pit Firing.

Aunque pit firing en realidad hace referencia a la cocción de cerámica en un hoyo (pit significa hoyo en inglés y firing, cocción), cuando entre los ceramistas hablamos de pit firing, nos referimos a una técnica de decoración cerámica, en la que se utiliza principalmente sulfato de cobre o cloruro férrico y lana de acero. Es algo muy sencillo de hacer y los resultados son realmente interesantes.

A continuación os voy a explicar cómo lo hago yo, no obstante, como en todas estas cosas, cada maestrillo tiene su librillo, lo cual significa que no es una ciencia exacta y dependiendo de con qué ceramista deis, quizá varíe un poco la forma de proceder, pero la esencia siempre será la misma.

Materiales y/o utensilios empleados:

- Piezas de gres (preferentemente) o refractario blanco muy, muy bruñidas cuanto más mejor y bizcochadas.
- Lana de acero
- Cuerda
- Sulfato de cobre o cloruro férrico
- Agua caliente
- Trapos de algodón (se pueden usar esas camisetas viejas que uno tiene por casa y no sabe muy bien qué hacer con ellas).
- Viruta de madera o serrín
- Guantes
- Mascarilla
- Cubeta o cubo
- Bidón o ladrillos
- Cerillas o mechero

Lo primero que tenemos que hacer, son las piezas, éstas es preferible que sean de gres o refractario albino, que estén bien bruñidas y bizcochadas.

Después prepararemos el espacio donde vamos a hacer la cocción y en la base ponemos una capa de serrín. Se puede utilizar un bidón de metal, hacer un hoyo en la tierra, etc. o como hicimos en esta ocasión, habilitamos un espacio con ladrillos.



Cuando ya tenemos esto claro y preparado, cogemos las piezas, le ponemos lana de acero alrededor, las envolvemos con los trapos viejos y para que no se suelte las atamos con cuerdas.







Cuando ya las tenemos todas, hervimos agua y diluimos el sulfato en ella, en una proporción de 200gr por cada litro de agua, os recomiendo llevar mascarilla porque suelta algún vaporcillo que otro.


Y nada, cuando ya lo tenemos, introducimos todos los paquetitos que hemos hecho, asegurándonos de que se empapan bien. 


A medida que vayamos empapando las piezas en la solución anterior, las vamos colocando en el "recipiente" que hayamos habilitado para la cocción, y vamos echando serrín encima, es decir, ponemos unas cuantas piezas y las cubrimos con serrín, ponemos otra capa de piezas y volvemos a cubrir, así hasta que llenemos el recipiente.



Cuando ya está todo cubierto, prendemos fuego y a esperar a que se consuma.



NOTAS: 

- La función del sulfato de cobre sobre la lana es la de oxidarla, quedando la impronta de ésta última sobre la cerámica además de quedar la pieza con tonos rojizos muy parecidos al color del óxido.
- He visto hacer el pit firing empleando ramas, además de serrín.
Hay ceramistas que a las piezas les aplican terras sigilatas, sales y otros sulfatos, personalmente no lo he probado, y una cocción que hice hace tiempo: http://www.ceramicaymadera.com/2011/03/pit-firing.html, en la que introduje algún sulfato y otras "sales" las piezas salieron agujereadas, quizá fuera porque nos los diluí en agua, no lo se, no he vuelto a probarlo, así que a día de hoy sigue siendo un misterio.
- Podéis probar a hacer alguna reserva sobre la pieza con hojas de árboles o plantas, colocando la hoja sobre la pieza antes de envolverla con la lana.
- Es conveniente que el recipiente que utilicéis para la cocción tenga alguna que otra abertura en la zona de abajo, para que pueda entrar el oxigeno y no se ahogue la quema.




Comentarios

Entradas populares de este blog

CONSTRUCCION DE UN HORNO DE GAS CON ESTRUCTURA METALICA

Tenía unas ganas tremendas de hacerme un horno de gas. Había hecho un curso en La Bisbal sobre engobes salados en el que se utilizan sulfatos y otros productos químicos (“sales”), y tenía muchas ganas de poner en práctica los conocimientos adquiridos, pero no me atrevía a cocer las piezas en los hornos eléctricos de mi amiga y ceramista Alicia del Olmo (yo de momento no dispongo de horno propio), por si se estropeaban las resistencias. Esta fue la excusa perfecta para ponerme manos a la obra, y construir un horno “de batalla”, que me permitiera hacer cocciones de todo tipo, sin miedo a estropearlo.

Opté por un mixto, es decir, fibra y ladrillos. ¿Por qué fibra si es muy tóxica?

Bueno, antes de decidirme, busqué mucha información sobre la fibra, y casi se me quitan las ganas de utilizarla, pero necesitaba un material que se pudiera cambiar con cierta facilidad, y esta fue la mejor opción que encontré. Además, el horno no iba a ser utilizado de manera continuada, sino esporádica, y tod…

LA COCCION

Y llegó el días más esperado, el momento de probar si funciona el horno. La cocción se realizó el 24 de septiembre. Se alcanzaron los 974 ºC. Las piezas fueron decoradas con sales, como ya comenté en una entrada anterior, es una técnica que aprendí en La Escuela de Cerámica de la Bisbal, en un curso impartido por el ceramista Carlets Torrent.

Las placas/baldas utilizadas para colocar las piezas miden 50x50cm, la placa de la base se colocó sobre cuatro tubos soporte de 1,5cm. Para proteger tanto las placas como los tubos, les apliqué una mezcla de caolín y alúmina al 50% con una brocha.

Aunque el horno está pensado para poder utilizar dos quedamores, en este caso sólo utilicé uno de 25.000Klcal, podéis conocer las partes que lo componen y cómo funciona en el siguiente enlace: http://ceramica.wikia.com/wiki/Partes_de_un_quemador. Para la instalación se utilizó:

- Bombona de propano
- Quedamor acodado de 25.000klcal
- Lira de dos metros
- Manómetro
- Regulador de presión

Para medir la …

DECORACIÓN CON SULFATOS Y OTRAS SALES SOLUBLES

Hace ya tiempo hice un curso en la Escuela de Cerámica de la Bisbal que llevaba el título de: "Técnicas cerámicas a base de sales solubles", lo impartía el ceramista Carlets Torrent y me gustaría compartirlo con vosotros.

Este curso resultó ser no apto para gente que desea controlar todo el proceso de la pieza, así como su resultado final, pero es perfecto para los que nos encantan los acabados "diferentes", sentir ese hormigueo en el estómago a la hora de abrir el horno y no saber con qué te vas a encontrar, y las técnicas decorativas en las que una gran parte del resultado depende de otros condicionantes externos, como es el caso.
El curso consistió principalmente en:
- Elaborar engobes con sulfatos y otras "sales"  - Aplicar sobre los engobes creados los sulfatos y "sales"




Estas fotografías pertenecen a dos obras creadas por Carlets, para que os hagáis una idea de cómo queda una pieza con este tipo de decoración, a mi me parecen fascinantes: