Ir al contenido principal

COMO LIMPIAR UN MUEBLE Y DARLE UN ASPECTO VINTAGE

En esta ocasión, quiero compartir con vosotros cómo hemos limpiado y cambiado el aspecto de una mesilla. No tengo fotos de cómo estaba antes de ser restaurada, lo siento, pero imaginaros un mueble antiguo, por el que ha pasado mucho tiempo, en el que no se distingue de qué color es de lo sucio que está y que además tiene un montón de arañazos.

Esta entrada va a constar de dos partes, en la primera, os explicaré cómo hemos limpiado el mueble y en la segunda cómo le hemos dado un aire vintage.

Comenzamos......


Materiales

Decapante
Espátula
Guantes
Trapo
Lana de acero fina
Lijadora
Tapaporos
Brocha

Este primer paso, es para mi gusto el más aburrido, ya que tenemos que "limpiar" el mueble, menos mal que a mi compañero no le importa realizar esta tarea. De verdad que siento no poder mostraros el aspecto que tenía la mesilla en un principio para que pudierais ver la transformación, de todas formas, cómo lo que voy a explicar a continuación sirve de aplicación para cualquier mueble, he rescatado unas fotografías de otros muebles que hemos restaurando y que sirven igualmente para este propósito.

En primer lugar, para limpiar el mueble, utilizamos el decapante, esto nos permitirá eliminar la capa de barniz de la superficie del mueble. 


Echamos una cantidad generosa de este producto sobre la superficie a limpiar, esperamos un rato, el que nos indique el fabricante, a que actúe, y después, con una espátula, vamos quitándolo, debemos presionar un poco para llevarnos la capa de barniz junto con el decapante. 



Esta operación debemos repetirla hasta que la superficie quede limpia. Los pocos restos que queden, los quitaremos con la lijadora.

           



Después de lijarlo, cuando ya el mueble ha quedado bien limpio y suave al tacto, procedemos a aplicar una mano de tapaporos, cuando haya secado, lijamos ligeramente a mano con la lana de acero fina para quitar los posibles grumos, se os quedará mate y como con polvillo blanco, para quitarlo le damos con un trapo.

Nota: Si tu intención es únicamente limpiar el mueble y dejarlo con su aspecto original, éste sería el último paso. El acabado que le podemos dar después de aplicar el tapaporos, sería con cera de lustrar para muebles o bien aplicar un barniz.

Bueno! la mesilla ya está lista para iniciar la parte divertida del proceso.



Esta mesilla, como podéis ver, tenía un aspecto algo antiguo, no es que fuera fea, pero para mi gusto le faltaba algo de chispa. Además, las paredes de la estancia donde va a permanecer, están forradas de paneles de madera marrones, con lo que no destaca en absoluto, marrón, sobre marrón y más marrón, ¡¡¡qué horrror!!, necesitaba meter algo de color, y esto fue lo que hicimos. El aire que le dimos...vintage.

Materiales

Brocha y rodillo
Pintura al agua o acrílica
Lija para madera grano 80
Barniz al agua

La finalidad de dar tapaporos, es la de tapar un poco el poro de la madera para que al aplicar la pintura no la absorba y después sea más fácil retirarla y darle ese aspecto de "desconchado".

Bien, empezamos con el segundo proceso.

En este caso hemos empleado tres colores diferentes de pintura, verde, naranja y morado, para que al lijar el mueble tuviera varias tonalidades, pero esto ya es a gusto del consumidor.


Lo primero que hicimos fue darle una mano de pintura naranja cubriendo toda la mesilla. Después, una vez seca, aplicamos en los paneles más grandes la pintura morada y en los bordes la verde. Podéis emplear tanto una brocha como un rodillo o ambos, lo que más fácil os resulte.



Una vez seca la pintura, procedimos a lijar con la lija de 80 para madera hasta conseguir el efecto deseado, haciendo más hincapié en los bordes y salientes, quedando expuesto el color de la madera en algunos sitios, y en otros, el naranja que dimos de base. 


¡Y ya casi está!, sólo queda darle una mano de barniz al gua, satinado en este caso,  para proteger la madera y la pintura y resaltar el color. Si queréis que quede más brillante, tendréis que utilizar un barniz brillante y si lo queréis más mate pues barniz mate, el satinado es un intermedio.







Comentarios

Entradas populares de este blog

CONSTRUCCION DE UN HORNO DE GAS CON ESTRUCTURA METALICA

Tenía unas ganas tremendas de hacerme un horno de gas. Había hecho un curso en La Bisbal sobre engobes salados en el que se utilizan sulfatos y otros productos químicos (“sales”), y tenía muchas ganas de poner en práctica los conocimientos adquiridos, pero no me atrevía a cocer las piezas en los hornos eléctricos de mi amiga y ceramista Alicia del Olmo (yo de momento no dispongo de horno propio), por si se estropeaban las resistencias. Esta fue la excusa perfecta para ponerme manos a la obra, y construir un horno “de batalla”, que me permitiera hacer cocciones de todo tipo, sin miedo a estropearlo.

Opté por un mixto, es decir, fibra y ladrillos. ¿Por qué fibra si es muy tóxica?

Bueno, antes de decidirme, busqué mucha información sobre la fibra, y casi se me quitan las ganas de utilizarla, pero necesitaba un material que se pudiera cambiar con cierta facilidad, y esta fue la mejor opción que encontré. Además, el horno no iba a ser utilizado de manera continuada, sino esporádica, y tod…

LA COCCION

Y llegó el días más esperado, el momento de probar si funciona el horno. La cocción se realizó el 24 de septiembre. Se alcanzaron los 974 ºC. Las piezas fueron decoradas con sales, como ya comenté en una entrada anterior, es una técnica que aprendí en La Escuela de Cerámica de la Bisbal, en un curso impartido por el ceramista Carlets Torrent.

Las placas/baldas utilizadas para colocar las piezas miden 50x50cm, la placa de la base se colocó sobre cuatro tubos soporte de 1,5cm. Para proteger tanto las placas como los tubos, les apliqué una mezcla de caolín y alúmina al 50% con una brocha.

Aunque el horno está pensado para poder utilizar dos quedamores, en este caso sólo utilicé uno de 25.000Klcal, podéis conocer las partes que lo componen y cómo funciona en el siguiente enlace: http://ceramica.wikia.com/wiki/Partes_de_un_quemador. Para la instalación se utilizó:

- Bombona de propano
- Quedamor acodado de 25.000klcal
- Lira de dos metros
- Manómetro
- Regulador de presión

Para medir la …

DECORACIÓN CON SULFATOS Y OTRAS SALES SOLUBLES

Hace ya tiempo hice un curso en la Escuela de Cerámica de la Bisbal que llevaba el título de: "Técnicas cerámicas a base de sales solubles", lo impartía el ceramista Carlets Torrent y me gustaría compartirlo con vosotros.

Este curso resultó ser no apto para gente que desea controlar todo el proceso de la pieza, así como su resultado final, pero es perfecto para los que nos encantan los acabados "diferentes", sentir ese hormigueo en el estómago a la hora de abrir el horno y no saber con qué te vas a encontrar, y las técnicas decorativas en las que una gran parte del resultado depende de otros condicionantes externos, como es el caso.
El curso consistió principalmente en:
- Elaborar engobes con sulfatos y otras "sales"  - Aplicar sobre los engobes creados los sulfatos y "sales"




Estas fotografías pertenecen a dos obras creadas por Carlets, para que os hagáis una idea de cómo queda una pieza con este tipo de decoración, a mi me parecen fascinantes: