Escultura: Adonis M'esigual

Os presento al Adonis M'esigual, personaje singular donde los haya, cansado de nacimiento, que ejerce su profesión como buenamente puede.

Muchos son los que se sienten identificados con semejante individuo. Cuántas veces habré oído comentarios del tipo "¡así llego yo a casa todos los días!" seguido de una sonora carcajada, cosa que me congratula enormemente, porque siento que a esa persona la he alegrado el día, aunque sólo haya sido por una fracción de segundo.

El origen de este personaje es incierto, la inspiración llegó de repente y sin avisar, y como siempre, tuve que apresurarme a coger papel y lápiz para plasmar la imagen que iba dibujándose en mi mente.



Pasó bastante tiempo, hasta que llegó el día en que decidí que ya era hora de que viera la luz. Fui modelando su cuerpecillo hasta que alcanzó el tamaño y la forma deseada. Después tuve que vaciarlo para que no explotara en el horno, aquí tenéis algunas fotos del proceso.








 














Una vez seco, lo cocí a 1.200ºC, y este es el resultado final. Este fue el primero que hice, el Génesis, medía unos 55cm de alto y el barro que emplee fue el refractario lila.


Y como tuvo tanto éxito, decidí hacer alguno más. Le siguió el Adonis M'esigual Paleto, dicho con todos mis respetos y sin ganas de ofender a nadie, que a pesar de tirarse el día labrando el campo no pierde la sonrisa.



Después apareció el Pijo, quizá sea el hijo del paleto, que emigró a la ciudad para probar fortuna.



Más tarde decidí hacerlos en un formato más pequeño y manejable, y surgieron el montañero, el obrero, el aviador o motorista, depende de la interpretación de cada uno, el cocinero, el universitario.....


















Al verlos tan chiquititos, miden aproximadamente unos 17cm de alto, y tan "monos" ellos, una amiga artesana jabonera, me encargó que le hiciera una lavandera. Esto me supuso un reto, ¡tenía que hacer un Adonis M'esigual en versión femenina!. Le di bastantes vueltas, hasta que logré el resultado que quería, la postura debía ser la misma, pero tenía que verse claramente que se trataba de una fémina. 




Parece que sin comerlo ni beberlo he creado un personaje, que además da mucho juego, ya que se pueden hacer muchas y variadas versiones del mismo. El formato más grande se puede poner en el jardín, en lugar de los famosos enanitos, el universitario es un regalo perfecto para alguien que acaba de licenciarse, la borla por supuesto va en el color de su facultad...

Asi que sólo me queda preguntarte ¿quieres tu propio Adonis? Escríbeme a través del Formulario de contacto de este blog o enviándome un e-mail a ceramicaymadera@hotmail.es, indicándome el tamaño, la profesión o motivo que quieres que represente, el color y si quieres que sea en femenino o en masculino, te pasaré presupuesto sin compromiso.

Comentarios

Entradas populares