Ir al contenido principal

VATER SECO

¿Cuál es el encargo más raro que os han hecho?, personalmente, entre todos los que llevo realizados, para mí, el que se lleva la palma, es la taza para un vater seco. Me lo encargó una amiga que tiene una finca ecológica, ella organiza de cuando en cuando lo que llama "jornadas ecológicas", en las que abre las puertas de su huerta a todo el que quiera visitarla y pasar un día maravilloso en contacto con la naturaleza.

El problema se le planteaba cuando la gente tenía que hacer sus necesidades, ya que no cuenta con lavabos dentro de la finca, excepto el de su casa.

Es por ello, que un buen día, recibí una llamada suya y me dijo que necesitaba que le hiciera la taza para montar un water seco, que investigara y desarrollara la idea.

Yo en mi vida había oído siquiera hablar de semejante artilugio y tuve que ponerme las pilas. Por lo que pude sacar en claro, se trata de una taza de water con dos apartados, uno para el pis y otro para el "resto". El "resto" va a parar a un hoyo previamente cavado en la tierra, no se utiliza agua, sino que cada vez que una persona hace sus necesidades debe taparlo con arena, y al compartimento del pis se le acopla una manguera o tubo para que vaya a otro depósito. La finalidad del invento es que una vez el hoyo se llena, éste se tapa y se deja unos seis meses, creo recordar, hasta que se forma un compost que posteriormente es utilizado como abono. La orina va a parar a otro compartimento para que la zona de las heces se mantenga seca y no fermente y/o produzca malos olores. 

De todas formas si queréis más información sobre el tema, no tenéis más que buscar en google.

En fin, que aquí os dejo fotos del resultado. Me hubiera gustado mostraros cómo quedaron una vez colocados pero no dispongo de las fotos.

Lo del color tan "fashion", es porque a esta amiga mía le horrorizaba que fueran blancos, así que me decanté por un naranja chillón, jejeje.

Modelo 1

Modelo 2



Modelo 3


Comentarios

Entradas populares de este blog

CONSTRUCCION DE UN HORNO DE GAS CON ESTRUCTURA METALICA

Tenía unas ganas tremendas de hacerme un horno de gas. Había hecho un curso en La Bisbal sobre engobes salados en el que se utilizan sulfatos y otros productos químicos (“sales”), y tenía muchas ganas de poner en práctica los conocimientos adquiridos, pero no me atrevía a cocer las piezas en los hornos eléctricos de mi amiga y ceramista Alicia del Olmo (yo de momento no dispongo de horno propio), por si se estropeaban las resistencias. Esta fue la excusa perfecta para ponerme manos a la obra, y construir un horno “de batalla”, que me permitiera hacer cocciones de todo tipo, sin miedo a estropearlo.

Opté por un mixto, es decir, fibra y ladrillos. ¿Por qué fibra si es muy tóxica?

Bueno, antes de decidirme, busqué mucha información sobre la fibra, y casi se me quitan las ganas de utilizarla, pero necesitaba un material que se pudiera cambiar con cierta facilidad, y esta fue la mejor opción que encontré. Además, el horno no iba a ser utilizado de manera continuada, sino esporádica, y tod…

LA COCCION

Y llegó el días más esperado, el momento de probar si funciona el horno. La cocción se realizó el 24 de septiembre. Se alcanzaron los 974 ºC. Las piezas fueron decoradas con sales, como ya comenté en una entrada anterior, es una técnica que aprendí en La Escuela de Cerámica de la Bisbal, en un curso impartido por el ceramista Carlets Torrent.

Las placas/baldas utilizadas para colocar las piezas miden 50x50cm, la placa de la base se colocó sobre cuatro tubos soporte de 1,5cm. Para proteger tanto las placas como los tubos, les apliqué una mezcla de caolín y alúmina al 50% con una brocha.

Aunque el horno está pensado para poder utilizar dos quedamores, en este caso sólo utilicé uno de 25.000Klcal, podéis conocer las partes que lo componen y cómo funciona en el siguiente enlace: http://ceramica.wikia.com/wiki/Partes_de_un_quemador. Para la instalación se utilizó:

- Bombona de propano
- Quedamor acodado de 25.000klcal
- Lira de dos metros
- Manómetro
- Regulador de presión

Para medir la …

DECORACIÓN CON SULFATOS Y OTRAS SALES SOLUBLES

Hace ya tiempo hice un curso en la Escuela de Cerámica de la Bisbal que llevaba el título de: "Técnicas cerámicas a base de sales solubles", lo impartía el ceramista Carlets Torrent y me gustaría compartirlo con vosotros.

Este curso resultó ser no apto para gente que desea controlar todo el proceso de la pieza, así como su resultado final, pero es perfecto para los que nos encantan los acabados "diferentes", sentir ese hormigueo en el estómago a la hora de abrir el horno y no saber con qué te vas a encontrar, y las técnicas decorativas en las que una gran parte del resultado depende de otros condicionantes externos, como es el caso.
El curso consistió principalmente en:
- Elaborar engobes con sulfatos y otras "sales"  - Aplicar sobre los engobes creados los sulfatos y "sales"




Estas fotografías pertenecen a dos obras creadas por Carlets, para que os hagáis una idea de cómo queda una pieza con este tipo de decoración, a mi me parecen fascinantes: